El aceite hidráulico en el circuito

Buscar
Contenido del artículo

El aceite hidráulico en el circuito

La fiabilidad, la vida y la eficiencia de una instalación hidráulica están muy relacionadas con el mantenimiento y calidad de los fluidos hidráulicos empleados.

Al suministrar una nueva bomba hidráulica como reemplazo en un sistema hidráulico, muchas veces el cliente nos consulta:

¿Qué tipo de aceite hidráulico es el más adecuado para la bomba hidráulica?

Tener solo en cuenta el modelo de bomba hidráulica a la hora de elegir el tipo de aceite hidráulico no es recomendable. La elección del tipo de aceite debe realizarse teniendo en cuenta el conjunto del sistema hidráulico así como el ambiente y condiciones externas donde el equipo está instalado.

No mantener libre de suciedad e impurezas el aceite y no usar el tipo correcto, puede reducir drásticamente la vida de alguno o varios de los componentes del sistema y provocar fallas prematuras.

fluido hidráulico de alta calidad

Funciones del aceite.

El aceite realiza varias funciones vitales en el circuito para mantener el sistema en funcionamiento:

Debido a la importancia vital que tiene el aceite en el circuito, es muy importante estudiar concienzudamente qué aceite le corresponde y consultar el manual de la máquina.

Tipos de aceite en el mercado.

Existen varias opciones distintas en el mercado:

Viscosidad del aceite hidráulico

Con las diferentes opciones de aceite para su sistema, una cosa para recordar es elegir un aceite que tenga la viscosidad correcta. La viscosidad es una medida de la resistencia al flujo del aceite; cuanto menor es el grado de viscosidad, más fino es el aceite y, cuanto mayor es la viscosidad, el aceite es más grueso.

Es por ello que, en condiciones climáticas tropicales suele emplearse aceites de viscosidad más alta que en ambientes con bajas temperaturas.

Para que un equipo hidráulico trabaje al máximo rendimiento incluso bajo condiciones climáticas extremas y/o condiciones de alta presión / temperatura, se recomienda el uso de fluidos hidráulicos de la mejor calidad, comprobar de forma regular el estado del aceite e incorporar en el proceso un programa de mantenimiento preventivo.